La reserva de capitalització: un petit estalvi en l'impost de societats

tax-reduction-ahead-sign-1-400Si tu sociedad obtiene beneficios, puedes aplicar una reducción en la base imponible del impuesto por importe del 10% de las ganancias obtenidas en el ejercicio anterior que se hayan destinado a las reservas de la sociedad. Esta reducción no se aplica a todas las sociedades ni es tan sencilla su aplicación, pero es un buen titular de lo que pretende la ley.

La aplicación de esta medida supone una reducción de los impuestos a pagar, condicionada a que la sociedad se capitalice mediante su actividad productiva. No todos los aumentos de fondos propios supondrán la aplicación de la reducción. Si quieres saber con más detalle como funciona, tienes que continuar leyendo.

Pueden aplicar esta reducción las sociedades que tributen al tipo general del 25% -es decir casi todas las sociedades- y las entidades de crédito y las de hidrocarburos. Las sociedades patrimoniales -alerta con las sociedades dedicadas al alquiler inmobiliario- no pueden aplicar la reducción, como tampoco ninguna otra que tenga un tipo inferior al general, como las cooperativas, entidades sin ánimo de lucro o las que tributan al tipo del 1%. En relación a las sociedades dedicadas al alquiler de viviendas, la bonificación de las rentas es incompatible con esta reducción.

El importe de la reducción está limitado al 10% de la base imponible del ejercicio previa a la propia reducción, a determinadas dotaciones por insolvencias, a las dotaciones por aportaciones a sistemas de previsión social y a la compensación de bases imponibles negativas.

En el supuesto que no haya suficiente base imponible para aplicar toda la reducción, las cantidades pendientes podrán aplicarse en los dos ejercicios inmediatos y sucesivos, con la aplicación de los límites correspondientes.

Los requisitos para su aplicación son dos:

1. Que el incremento de los fondos propios se mantenga durante cinco años desde el cierre del ejercicio al que corresponda la reducción, excepto por la existencia de pérdidas contables en la sociedad y

2. Que se dote una reserva por el importe de la reducción que tiene que figurar en el balance con absoluta separación y con título apropiado y que será indisponible durante el plazo a que se ha hecho referencia en el punto anterior.

Por último, el incremento será la diferencia positiva entre los fondos propios al final del ejercicio sin incluir el resultado del propio ejercicio y los fondos propios a comienzos del ejercicio, sin incluir el resultado del ejercicio anterior. Sin embargo, no cualquier incremento de fondos propios da derecho a la reducción. La ley pretende que la reducción se aplique sobre los incrementos de fondos propios que provengan de la actividad de la sociedad. 

Así. en ningún caso se tendrán en cuenta para determinar el incremento

  1. Las aportaciones de los socios.
  2. Las ampliaciones de capital o fondos propios por compensación de créditos.
  3. Las ampliaciones de fondos propios por operaciones con acciones propias o de reestructuración.
  4. Las reservas de carácter legal o estatutario.
  5. Las reservas indisponibles que se doten por aplicación de la reserva de *nivelació y la reserva por inversión en Canarias.
  6. Los fondos propios que correspondan a una emisión de instrumentos financieros compuestos.
  7. Los fondos propios que se correspondan con variaciones en activos por impuesto diferido derivadas de una disminución o aumento del tipo de gravamen de este Impuesto.

Un pequeño ahorro fiscal para compensar en cierta medida la eliminación de la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios aunque insuficiente por la existencia del límite del 10% de la base imponible del propio ejercicio.