Per què cal calcular el valor dels immobles de l’actiu del balanç abans de cap d’any?

monthly fee0El proyecto de ley de reforma del impuesto sobre sociedades prevé establecer una nueva limitación a la deducibilidad de los gastos derivados del deterioro de los inmuebles y otros elementos del activo.

Así el proyecto de ley establece que no serán deducibles:

a) Las pérdidas por deterioro del inmovilizado material, inversiones inmobiliarias e inmovilizado intangible, incluido el fondo de comercio.

b) Las pérdidas por deterioro de los valores representativos de la participación al capital o en los fondos propios de entidades.

c) Las pérdidas por deterioro de los valores representativos de deuda.

Hay que distinguir el deterioro del concepto de amortización. Mientras que la amortización es un gasto anual que se genera por el simple transcurso del tiempo, el deterioro es una pérdida de valor que se produce en un determinado momento como consecuencia de factores externos a la actividad: en inmuebles, la bajada del valor de mercado o la afectación urbanística son dos ejemplos de deterioro.

A partir del ejercicio 2015, el deterioro no será deducible.

Es decir, no será deducible el deterioro de los inmuebles, tanto el que está contabilizado en el inmovilizado material como en las inversiones inmobiliarias. Pero tampoco será deducible el deterioro de los otros elementos del inmovilizado material o inmaterial ni tampoco el fondo de comercio. En determinadas operaciones, esto puede suponer un significativo aumento de la base del impuesto.

Tampoco será deducible la pérdida de valor que se produzca en las inversiones realizadas en acciones o participaciones en el capital otras sociedades ni tampoco el deterioro de los valores representativos de deuda.

Qué conviene hacer, pues, antes de fin de año? Dentro de lo posible, habría que acreditar mediante cualquier forma (tasaciones inmobiliarias o valoraciones de sociedades) el valor a 31 de diciembre de 2014, para aplicar el gasto por deterioro en el ejercicio 2014, último ejercicio en el que será posible.

También es importante tener en cuenta que hay que hacer este cálculo y proceder a la contabilización del correspondiente gasto, aunque se prevea tener pérdidas en el ejercicio 2014, para generar las correspondientes bases imponibles negativas, que se podrán compensar, sin límite de tiempo, con beneficios futuros.

Por último, recordar que seguirá siendo deducible el deterioro del valor de las existencias, incluidas las inmobiliarias, y el deterioro de créditos (clientes y otros deudores, si se cumplen el resto de condiciones).

Esta modificación afecta tanto al impuesto sobre sociedades como aquellas personas sujetas al impuesto de la renta de las personas físicas que realicen actividades económicas y que determinen su rendimiento por el régimen de estimación directa, a quienes se les aplica la normativa del impuesto sobre sociedades.