Cònjuges, parelles de fet i herències.

families

Que quede claro: si no haces testamento, el cónyuge o tu pareja de hecho tiene derecho a tu herencia: o bien es heredero, si no hay hijos, o bien tiene derecho al usufructo de toda la herencia, si hay hijos.

En cambio, si haces testamento y no los mencionas, el cónyuge o tu pareja de hecho no tiene derecho a nada. Ni a la legítima.

Ciertamente, en este sentido, la diferencia entre hacer o no hacer testamento es muy grande. Y mucho más, en los casos de segundos o terceros matrimonios o parejas de hecho con hijos de matrimonios o relaciones anteriores.
¡Haced testamento, que no cuesta nada! Esta recomendación es casi una obligación cuando hay hijos de diferentes relaciones y se ha rehecho la vida con otra persona, con matrimonio o sin. Lo arregla todo un testamento? No. Pero casi todo, sí.

Qué más hay que saber?

Primero, que a pesar de que se haya hecho testamento, cualquier disposición testamentaria a favor del cónyuge deviene ineficaz en caso de separación judicial o de hecho o divorcio o nulidad o simplemente si hay una demanda de separación, divorcio o nulidad matrimonial, salvo reconciliación.

Igualmente, en el caso de las parejas de hecho, las disposiciones testamentaries a favor del conviviente en unión estable de pareja devienen ineficaces si, después de haber sido otorgadas, los convivientes se separan de hecho, salvo que vuelvan a convivir, o se extingue la unión por una causa que no sea la defunción de uno de los miembros de la pareja o el matrimonio entre ambos.

Como siempre, es imprescindible disponer de la prueba del fin de la convivencia.

Segundo, que en el supuesto de que no hayáis hecho testamento y el cónyuge o la pareja de hecho sea heredero (esto quiere decir que no hay hijos), los padres del causante tienen derecho a la legítima.

Tercero, que en el supuesto de que no hayáis hecho testamento y el cónyuge o la pareja de hecho tenga derecho al usufructo universal de la herencia (en este caso el difunto tiene hijos), pueden cambiar este usufructo por una cuarta parte de la herencia en plena propiedad más el usufructo de la vivienda familiar.

Cuarto, que en el supuesto de que no hayáis hecho testamento, el cónyuge no tiene derecho a suceder si en el momento de la apertura de la sucesión estaba separado judicialmente o de hecho o si había pendiente una demanda de nulidad del matrimonio, de divorcio o de separación, salvo que los cónyuges se hubieran reconciliado. Igualmente, el conviviente en unión estable de pareja superviviente no tiene derecho a suceder ab intestato al causante si estaba separado de hecho del causante en el momento de la muerte de éste.

Como hemos dicho antes, hay que disponer de la prueba correspondiente.

Y quinto, que además de los derechos hereditarios, el cónyuge o la pareja estable supervivientes tienen derecho, si se cumplen los requisitos correspondientes, a la cuarta viudal, al año de luto, al ajuar doméstico y a la compensación económica por razón del trabajo.

Por último, hay que tener en cuenta que ésta es la normativa del Código Civil de Cataluña que se aplica a quién tenga la vecindad civil catalana en el momento de su muerte. Y que, en caso de parejas de hecho, hay que estar seguro que jurídicamente, se trata realmente de una pareja de hecho.